Respiración consciente

Siéntate cómodamente en el suelo, si quieres apoyada la espalda en la pared. Cruza las piernas si te encuentras cómoda o simplemente estíralas. Mantén el cuello alineado con la espalda y la espalda recta de forma natural.

Cierra los ojos, coloca tus manos suavemente en tu vientre y conecta con tu bebé, como si las manos se fundieran en tu interior. Siente el ligero vaivén de tu cuerpo, cómo al inspirar tu vientre se levanta levemente y cómo al espirar vuelve a su posición normal. Respira por la nariz.

Deja que tu respiración simplemente suceda por sí misma, sin intervenir, sin querer influenciarla. Esta no intervención consciente te permitirá ver cómo normalmente intentamos ejercer nuestra voluntad en casi todo lo que hacemos, cuando muchas veces las cosas no necesitan de nuestro influjo para que sucedan sin problemas. Así pues, te enseñará a tener confianza en tu propio cuerpo y a descubrir que puede funcionar y relajarse perfectamente por si mismo.



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s